1/11/17

Besar mal es motivo de ruptura [1-11-17]


Besar mal es motivo de ruptura

Según datos de una encuesta a mil 300 hombres, uno de cada cuatro ha terminado a su pareja por no saber besar. ¿Te sumas a la estadística?

Los Angeles (EU). Uno de cada cuatro hombres ha terminado una relación en algún momento porque su pareja no besaba bien, según una encuesta a más de mil 300 usuarios del portal Match.com.

Para 42%, la razón es que al besarse se dieron cuenta de que no había química, 15% afirma que más que besarle su pareja parecía lamerle, y 6% dice que fue culpa del mal aliento de su compañero de beso.

Lo que tiene claro 61% de los consultados es que los besos son importantes porque fomentan la intimidad en una relación, y para 32% los besos dan emoción a una relación. Solo 2% no considera los besos importantes en una relación.

Para 74% de los españoles el mejor beso es el que se da lentamente, con los ojos cerrados porque es el más sensual y romántico.

Muy por detrás (13%) escogen el beso múltiple que empieza en la frente, pasa por la mejilla, hasta llegar a los labios, mientras que el menos apreciado es el beso en la mejilla (1%).

Por otra parte, 43% cree que el beso bien dado se produce cuando hay pasión, aunque es importante darlo con dulzura (37%).

Pero para el hombre lo siguiente más importante es que se le ponga entusiasmo al acto de besar (8%), mientras que las mujeres necesitan que el ósculo las vuelva locas (13%).

En cuanto a la técnica a la hora de besar, 38% de los españoles gira la cabeza hacia la derecha, frente 15% que lo hace hacia la izquierda, y 49% afirma no tener preferencia por el lado.

Lo que sí tiene claro 68% de los encuestados es que la otra persona tiene que tener un atractivo general para que se produzca el beso.

Todo ello hace que 34% de los hombres consideren los labios de Angelina Jolie son los que querrían besar, y además 38% de las mujeres afirman desear unos labios como los de la actriz americana.

La modelo Esther Cañadas tiene los labios menos atractivos, según hombres y mujeres. En cuanto al primer beso, casi la mitad de los consultados opina que fue mejor de lo que esperaban, frente a 14% que afirma que los nervios estropearon ese ansiado momento.

De 10% de las mujeres lo recuerdan como un beso húmedo y 12% de los hombres pensaron que era un alivio el besar por fin a alguien.

Mientras 24% de las mujeres besaron por primera vez durante unas vacaciones, 28% de los hombres lo hicieron en una fiesta.

Para otro 22% de las mujeres un bar o una discoteca fueron escenarios de su primer beso, lo mismo que para 18% de los hombres.

En cuanto a quien debe dar el primer paso a la hora de besar a la otra persona, 85% cree que debe hacerlo el primero que sienta que es el momento adecuado.

Sin embargo, 16% de las mujeres aún piensa que es el hombre el que debe dar el paso, opinión compartida por 7% de los hombres.

terra.com.mx

29/10/17

- Amor irreal [28-10-17]

 Amor irreal [28-10-17]: Amor irreal  A este hay que de verdad tenerle miedo: deja cicatrices imborrables. Las va marcando, a fuego lento, y una va disfrutando ...

25/10/17

¿Quiénes sufren la venustrafobia? [25-10-17]


¿Quiénes sufren la venustrafobia?
 Las personas que padecen este problema experimentan sensaciones de temor y rechazo a las mujeres atractivas. Algunos individuos cuyas parejas destacan por su físico sienten una cierta preocupación, pues creen que esa cualidad aumenta el peligro de perderla. No obstante, el miedo de los venustrafóbicos, a los que también se denomina caliginefóbicos, va mucho más allá, pues viven angustiados por un sentimiento de aprensión persistente e injustificado. En principio, es difícil que mantengan una relación con una chica que consideran hermosa, ya que, aunque sientan su encanto, tenderán a evitarla. 

Como en otras aversiones obsesivas, la causa de la venustrafobia puede encontrarse en una experiencia traumática. Así, el afectado pudo vivir, por ejemplo, una situación de rechazo en la que se sintió humillado por parte de una fémina apuesta. Esto puede llevarle a generalizar su vivencia, asociar hermosura con situación de riesgo y rechazar circunstancias similares para no fracasar de nuevo. También puede darse una conjunción de factores, como timidez, baja autoestima y machismo, que propicien la aparición de esas sensaciones, lo que puede dar lugar a conductas misóginas.

18/10/17

La gente casada sigue siendo la más sana *


La gente casada sigue siendo la más sana

Pero un estudio encuentra que los solteros a largo plazo están logrando avances
 La gente que ha hecho votos matrimoniales tiende a ser más sana que sus pares solteros, divorciados o viudos, pero una investigación reciente muestra que la brecha de salud podría estarse estrechando.
Los investigadores afirman que entrevistas con los hombres contemporáneos que nunca se han casado sugieren que son más sanos que los hombres que nunca se habían casado hace tres décadas. Y eso está ayudando a los hombres solteros a ganar algo de terreno, en cuando a su salud, en comparación con la gente casada.

"Uno de los datos más frecuentemente documentados es que la gente casada es más sana que la soltera, pero la diferencia entre la gente casada y la que no lo está ha cambiado en las últimas décadas", afirmó la autora principal del estudio Hui Liu, profesora asistente y socióloga de la Universidad estatal de Michigan en East Lansing.

Los hallazgos aparece en la edición de septiembre de la revista Journal of Health and Social Behavior.

Liu señaló que hay dos teorías de por qué la gente casada reporta una mejor salud. Una es que estar casado provee más acceso a respaldo social y recursos económicos. La otra es que divorciarse o enviudar daña la salud.

"En general, el matrimonio tiende a hacer que la gente sea más sana, feliz y rica, y eso es especialmente así entre los hombres", apuntó Scott Wetzler, vicepresidente de psiquiatría y ciencias conductuales, así como director del programa de "Respaldo para un matrimonio saludable" del Centro médico Montefiore en la ciudad de Nueva York.

Pero debido a que las tendencias en el matrimonio han cambiado tan dramáticamente en las últimas décadas, y más gente opta por no casarse o casarse más tarde, Liu deseaba evaluar qué efectos, si los había, tales cambios podrían tener sobre la salud física.

Para analizar estas tendencias, Liu y su colega Debra Umberson revisaron 32 años de datos sobre más de un millón de estadounidenses de la Encuesta nacional de entrevista de salud. Los participantes del estudio tenían entre 25 y 80 años de edad. El estado de salud fue reportado por los mismos participantes en la encuesta.

Las investigadoras encontraron que el estado de salud autor reportado de los adultos que nunca se habían casado aumentó significativamente con el tiempo. Al mismo tiempo, el estado de salud autor reportado de las mujeres casadas también aumentó, de manera que la brecha entre las mujeres casadas y nunca casadas permaneció más o menos igual. Sin embargo, los hombres nunca casados redujeron la brecha de salud con los hombres casados.

"Un motivo importante potencial es que los hombres nunca casados tienen un mayor acceso a respaldo social hoy en día que en el pasado. Antes, tener un cónyuge era importante para el respaldo social y la red social", explicó Liu.

Las investigadoras también encontraron que el estado de salud informado por los mismos sujetos mejoró para casi todos los estadounidenses negros, excepto entre los viudos.

Según el estudio, la gente que había estado casada en el pasado, lo que incluye a los viudos y divorciados, reportaron declives en su estado general de salud.

"Si alguien se casa y luego se divorcia, eso daña su salud", afirmó Liu.

"Este estudio confirma que el matrimonio tiende a hacer a la gente más saludable. No observaron la calidad del matrimonio individual, sino que en general estar casado probablemente haga a la gente más feliz que no estarlo", apuntó Wetzler.

13/10/17

¿Debo 'googlear' a mi novia? [13-10-17]

.
¿Debo 'googlear' a mi novia?

Cada vez vivimos más conectados a través de internet. Pero ¿cuándo debemos compartir nuestro estado civil? JV Chamary, de la revista BBC Focus, resuelve algunos dilemas del amor cibernético.

¿Debería 'googlear' a alguien antes de una cita?
¿Debería compartir mi situación sentimental?
El cibersexo, ¿es realmente infidelidad?
¿Qué debo poner en mi perfil?

¿Debería 'googlear' a alguien antes de una cita?

Suena bastante inofensivo. Estás nervioso antes de una cita importante y no quieres que la conversación se agote, entonces escribes el nombre de la persona en un motor de búsqueda, a ver qué sale.

Un vistazo rápido de los antecedentes puede servir. En 2004, el fugitivo estadounidense LaShawn Pettus-Brown pasó una noche nada romántica con agentes del FBI después de que una mujer con la que había quedado para una cita se topara con su nombre en Google.

Pero jugar al detective privado también puede traer problemas. Lo que uno aprende en las investigaciones en internet puede engañar a la mente al generar la sensación de que conocemos a alguien más de lo real, lo que puede conducirnos a una situación inusualmente peligrosa. Además, puede que uno tenga que pasarse toda la cita esforzándose en no revelar ningún dato de la investigación para no quedar como un ciberacosador.

Pero la principal razón por la cual no se debe profundizar demasiado en los resultados de la búsqueda es que podría arruinar una relación antes de que comience. "Es inevitable que la gente acuda a Google", dice Dr. Todd Essig, un psicoanalista que se especializa en nuevas tecnologías.

"Pero hay que poner un límite, ya que uno de los placeres de una primera cita es descubrir algo nuevo".

Además de que se pierden esos momentos mágicos, Essig dice que el intercambio de información personal ayuda a la gente a relajarse y hablar sobre sí mismos. "Hablar sobre uno mismo lleva a hablar más aún. Si ya sabes lo que el otro va a decir, todo el proceso se interrumpe. Demasiado Google antes de una cita dará lugar a un encuentro muy incómodo.

¿Debería compartir mi situación sentimental?

Los perfiles de Facebook permiten revelar nuestra "situación sentimental", con una lista de seis opciones que incluye "soltero", "casado" y "es complicado". Sólo eso ya es complicado.

Un cambio accidental puede causar confusión y alertar a los amigos sobre una inexistente ruptura, mientras que algunos cambios han demostrado ser fatales: al menos tres mujeres británicas han sido asesinadas por sus parejas después de cambiar su estado civil a 'soltera'.

Tales peligros hacen que algunas personas se resistan a revelar esa información. Pero otros creen que compartir el estatus sentimental es un reflejo de su relación: una nueva pareja podría interpretar el que alguien no quiera actualizar su situación en Facebook como una falta de compromiso.

Según el psicoanalista Todd Essig, si debe o no compartir esta información depende de quién esté en su red: "Si tu círculo social es en su mayoría compañeros de trabajo, es posible que no desees utilizar la situación sentimental como una guía sobre lo que está pasando en tu vida".

La decisión también podría depender del uso que se le dé a Facebook: si eres joven, libre y estás solo/a, es posible que desees difundir tu disponibilidad a los cuatro vientos.

Pero Essig advierte que las redes sociales online no reflejan plenamente las interacciones reales. "La situación sentimental en Facebook es sólo una categoría en una base de datos", dice. "Es complicado", por ejemplo, puede aplicarse tanto a las personas casadas como a las no casadas. "Estas tecnologías son sólo herramientas para facilitarnos amar a quien queramos", dice Essig. "Si nos involucramos demasiado en la tecnología entonces perdemos eso de vista".

El cibersexo, ¿es realmente infidelidad?

En 2008, una mujer británica pidió el divorcio después de descubrir que su marido tenía una aventura virtual en el juego Second Life. Amy Taylor, cuyo álter ego en el juego era una DJ llamada Laura Skye, decidió separarse de su esposo, David Pollard, después de descubrir a su avatar (Dave Barmy) abrazando y hablando cariñosamente con otra mujer en un sofá virtual.

Taylor les dijo a la prensa: "Pudo haber comenzado en línea, pero existió en el mundo real y duele igual. Fue la traición suprema. Él me había estado mintiendo".

El Dr. Essig advierte que el cibersexo no debe ser considerado inocuo o sin sentido. "Depende de la intimidad, la intensidad, la frecuencia y el significado emocional de la experiencia de cibersexo y la forma en que eso encaja en el entendimiento de la pareja de los límites de su relación".

El psicoanalista señala que "las relaciones físicas no constituyen infidelidad para las personas que tienen relaciones abiertas, mientras que para otras parejas, hasta coquetear es considerado una traición".

"El cibersexo incluye una amplia gama de actividades -desde el intercambio de correos electrónicos sexies hasta el porno interactivo- y puede darse dentro de una relación", agrega.

¿Qué debo poner en mi perfil?

Con los millones de personas que ahora utilizan los sitios de citas online, ¿cómo destacarse entre la multitud?

En primer lugar, hay que ser original al especificar intereses y aficiones. ¿Simplemente "lees libros" o más bien "La guerra y la paz" es tu novela favorita?

En segundo lugar, sustenta tus declaraciones. Si se supone que eres divertido, lo que escribes debe hacer reír a los demás.

En tercer lugar, mantener un perfil equilibrado. Decir lo suficiente para despertar interés pero sin aportar tanta historia de vida que ya no sea necesario conocerte en persona.

También es fundamental una foto llamativa para que el potencial amante haga clic en tu perfil, cuidadosamente diseñado.

OKCupid, un sitio de citas gratuito diseñado por graduados de Harvard en matemáticas, hizo una investigación recientemente con información que le proveyeron sus miembros y disipó algunos mitos acerca de las imágenes de perfil.

"El hallazgo más interesante fue el valor de la autenticidad", dice Sam Yagan, cofundador de OKCupid. "A menudo, las fotos que se ven más naturales, tomadas con un teléfono celular o cámara web, funcionan mejor".

Tampoco se aconseja sonreír: las mujeres que hicieron contacto visual y tenían una expresión coqueta recibieron más mensajes, mientras que los hombres deben tener una expresión seria y mirar hacia otro lado. Mostrar un poco de piel –el escote ellas y los abdominales ellos- también parece funcionar, dicen.

11/10/17

Hay que abrazar, besar y tener contacto [11-10-17]

 
Hay que abrazar, besar y tener contacto 


Las parejas que se abrazan, se besan y tratan de tener contacto todos los días tendrían menos hormonas del estrés circulando por sus cuerpos, según sugirió un nuevo estudio.

Nueva York (EU). Las parejas que se abrazan, se besan y tratan de tener contacto todos los días tendrían menos hormonas del estrés circulando por sus cuerpos, según sugirió un nuevo estudio.

Los resultados, publicados en la revista Psychosomatic Medicine, revelan un motivo posible por el cual las relaciones de pareja, y el matrimonio en especial, están asociadas con una mejor calidad de salud.

Los autores hallaron que entre 51 parejas alemanas estudiadas durante una semana, las que dijeron mantener más contacto físico durante un día determinado, ya fuera sexual o sólo estar de la mano, solían tener niveles más bajos de la hormona del estrés, el cortisol.

Eso se observó en especial en las parejas con más problemas laborales, lo que sugeriría que el afecto físico en la pareja amortiguaría los efectos del estrés laboral.

Muchos estudios señalaron que el estrés crónico tendría efectos sistémicos, desde alterar el sistema inmune hasta aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca.

En tanto, otras investigaciones hallaron que las personas casadas, por lo menos las que son felices, tenderían a tener un mejor estado de salud y a vivir por más tiempo.

Para la doctora Beate Ditzen, de la Universidad de Zúrich, en Suiza, es posible que esa disminución de la respuesta al estrés que produce la manifestación física del afecto explique la relación.

El equipo dirigido por Ditzen reunió a 51 parejas en las que ambos trabajaban y que convivían; la mayoría estaba casada.

Durante una semana, los participantes registraron detalladamente sus actividades diarias, incluidas las manifestaciones físicas de afecto con sus parejas y se tomaron muestras de saliva para que el equipo pudiera analizar las variaciones diarias del nivel de cortisol.

Las parejas registraron también sus estados anímicos en distintos momentos del día, ya fuesen positivos ("bueno, relajado, alerta") o negativos ("malo, cansando, inquieto").

En general, cuanto mayor era la manifestación física del afecto en un día, menores eran los niveles de cortisol.

Ditzen consideró importante destacar que los resultados sugieren que la intimidad mejoró mágicamente el estado anímico de los participantes.

El experto dijo que no recomendaría que las parejas "expresen más su intimidad" en sí, sino que encuentren actividades que les generen a los dos sentimientos positivos.

Pero para las parejas que quieren "encender" su intimidad, aseguró, existe una gran cantidad de formas de hacerlo. Explicó que "intimidad" no significó lo mismo para todas las parejas participantes: para algunas fue sexo y para otras, un gesto afectuoso.

"Eso significa que no existe una conducta específica que las parejas deban tener a diario, sino que todas las conductas que las parejas consideren íntimas (...) serían beneficiosas", dijo Ditzen.

24/8/17

Logra una relación de pareja duradera [24-8-17]


Logra una relación de pareja duradera

Las estadísticas muestran que dos de cada tres primeros matrimonios de parejas menores de 30 años se divorcian. Este escueto dato podría ser un indicador de que las parejas cada vez tienen más dificultades para mantener una relación estable
 Las estadísticas muestran que dos de cada tres primeros matrimonios de parejas menores de 30 años se divorcian. Este escueto dato podría ser un indicador de que las parejas cada vez tienen más dificultades para mantener una relación estable y duradera. El mundo de hoy plantea encrucijadas que en muchos casos llevan a que las relaciones se rompan, produciendo dolor, soledad y frustración.

Los logros en la relación de pareja, como en otras áreas de la vida, son una combinación inteligente de voluntad, deseo profundo de vivir mejor juntos y de amor, entendido este como un impulso poderoso para que los integrantes de una relación crezcan como pareja y como individuos.

Reflexionar sobre este tema y plantearse algunos desafíos es un buen comienzo para el nuevo año.

1. Vida propia

Hombres y mujeres tienen papeles diferentes, proyectos de vida distintos y desafíos a nivel personal, profesional, social y económico que deben ser puestos en común, pero manteniendo la individualidad. Esto implica desarrollar habilidades emocionales como la empatía y la asertividad, y manejar los conflictos para enfrentar las nuevas condiciones que vive la pareja.

2. Nuevos puntos de conflicto

La necesidad de sintonizarse con la ilusión de progreso del otro, respetar el ritmo y las posibilidades de su pareja y al tiempo vivirlo como un encuentro de mutuo acuerdo en el que se apoyan los proyectos individuales de crecimiento sin que ninguno se sienta amenazado, puede generar diferencias conflictivas y una competencia que no es sana.

3. Vencer el estrés

El mundo moderno es un gran generador de estrés para la pareja. Existen altas exigencias y se aspira a lograr muchas cosas en poco tiempo. Atender estas exigencias produce un gran estrés en las parejas, que muchas veces no es consciente y se expresa en reacciones descontroladas, agresividad, apatía, distancia afectiva...

4. La monotonía

Se debe tener conciencia de que la vida en pareja pasa por momentos de aburrimiento, desencanto o frustración. Esto no quiere decir que no podamos hacer cosas por enriquecer y revitalizar la relación con pequeños detalles diarios. De esta manera, se puede esquivar ese mensaje constante que hoy ronda a las parejas, que la vida debe ser siempre emocionante y correr a gran velocidad.

5. El compromiso

El compromiso verdadero es uno de los aspectos más decisivos en el buen funcionamiento de una pareja. Para esto es necesario tener tenacidad, perseverancia, aplazar la gratificación individual, creer en los procesos y en logros a largo plazo. Esto parece estar en desuso, pues cada uno tiene un propio proyecto.

6. Expectativas

Muchas de las dificultades que tienen las parejas se dan porque hay expectativas y exigencias de la convivencia que no son reales y vienen las peleas, la insatisfacción y la frustración. En un mundo de inmediatista, muchas parejas esperan demasiado del matrimonio y lo evalúan de acuerdo con criterios de eficiencia, éxito y rentabilidad.

15/8/17

Hombres y mujeres reaccionan de forma diferente a la infidelidad

Hombres y mujeres reaccionan de forma diferente a la infidelidad


Los investigadores llevaron a cabo un experimento con más de 1.000 personas.


muyinteresante.es

Llamamos infidelidad tanto cuando nuestra pareja mantiene relaciones sexuales con otra persona, estén involucradas o no las emociones, como cuando esta establece una estrecha relación emocional con alguien, incluso si no se practica sexo. Pero, ¿reaccionamos de la misma forma los hombres y las mujeres ante ambos tipos de infidelidad que llamaremos infidelidad sexual e infidelidad emocional?

Un estudio con más de 1.000 participantes desarrollado por científicos de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología ha revelado que no: ambos reaccionamos de forma distinta ante la infidelidad. Entre las conclusiones del estudio publicado en la revista Personality and Individual Differences, se destaca que, mientras los hombres dan más importancia a la infidelidad sexual, las mujeres se la dan a la emocional.

¿Por qué sucede esto? “La psicología de los hombres y las mujeres es similar en la mayoría de las áreas - pero no cuando se trata de la reproducción”, explica Mons Bendixen, líder del estudio. Y es que las raíces de los roles culturales de género y la psicología evolutiva están implicadas en estas reacciones.

Para el experimento, los participantes recibieron al azar una de las 4 versiones de un cuestionario acerca de los celos; los expertos pidieron a la mitad de los encuestados que marcaran qué aspecto de la infidelidad les molestaba más, si la sexual o la emocional en distintos escenarios. Los 500 participantes restantes tuvieron que clasificar dichos escenarios con una cifra en una escala del 1 (no me molesta en absoluto) al 7 (me molesta muchísimo).

“Al igual que en dos de nuestros estudios anteriores, encontramos diferencias sexuales claras en las respuestas de los celos entre los que tenían que elegir qué aspecto de la infidelidad era más molesto para ellos. También encontramos diferencias sexuales similares cuando se utilizó un paradigma de medida continua. Estas diferencias fueron notables, ya que se obtuvieron utilizando dos métodos alternativos de medición, y en una nación altamente igualitaria con una alta expectativa de inversión paterna como es Noruega”, dijo Bendixen.
 

3/6/17

Las 10 frases que jamás debes decir a tu pareja [3-6-17]


Las 10 frases que jamás debes decir a tu pareja

La comunicación es fundamental para que una relación funcione, pero debes tener cuidado con las palabras que utilizas. Deja de ser un bocachancla y, en cuestiones de amor, córtate un pelo al hablar

‘No, no, si nosotros nos llevamos fenomenal. Nos respetamos mil y lo hablamos todo’. Ya, pero seguro que en algún momento de tu idílica relación te has ido de la lengua y has soltado alguna que otra frase hecha que ha convertido el cuento de hadas en una pesadilla sin salida.

Te crees que estás haciendo una simple apreciación sobre algo que ha dicho o hecho, pero tus palabras están haciendo que tu pareja se sienta incómoda, y lo sabes. Sin saber cómo, te has metido en un berenjenal del que te va a ser difícil salir y lo peor es que, a medio y largo plazo, puede que estos errores acaben destrozando tu relación. Ten cuidado porque, como dice Brittany Wong en el Huffington Post, “algunas cosas dichas en el calor del momento pueden ser irreversibles”. 

Tampoco te alarmes, es normal tener conflictos con la pareja de vez en cuando. Pero si quieres evitar que las broncas surjan por meros malentendidos al comunicaros, ya puedes ir dejando de utilizar algunas expresiones que pueden hacer saltar las tensiones solo con pronunciarlas. Estas son las diez frases que nunca debes decir a la persona que amas. Jamás.

1. Frases que empiecen por ‘siempre’ o ‘nunca’

“Es importante mantener el enfoque de la charla en tus necesidades en lugar de señalar los defectos de tu pareja para ofrecer la oportunidad de que haga un cambio positivo en su forma de actuar”, continúa Gilbert. Sustituye los ‘nunca me dices que estoy guapa’ por ‘me gustaría que de vez en cuando te fijases en que me he emperifollado’.

2. ¿Desde cuándo te gusta hacer…?


“Las relaciones sanas y duraderas implican que las dos personas sean capaces de crecer juntas”, incide Wong. Está claro que con el paso del tiempo vamos cambiando y pueden empezar a surgir nuevos intereses. No, no tienes por qué buscar un motivo oculto en que a tu pareja de pronto le guste el cine coreano, quizás simplemente es que no lo conocía antes.

Del mismo modo que no deberíamos alertarnos porque decida dejarse barba o cambie casi toda la ropa de su armario, no debemos sentirnos amenazados porque renueve sus aficiones: “El desarrollo de un nuevo interés no es una amenaza para su relación, pero negarse a aceptarlo o tratar de evitar que él o ella desarrollen esta faceta sí lo es”, comenta la abogada especialista en divorcios Christina Pesoli. “Si estás con alguien que nunca intenta nada nuevo, con el tiempo tu relación acabará siendo de lo más rancia”, insiste Pesolini, quien recomienda encarecidamente buscar nuevos pasatiempos para reavivar la pasión.

3. ¡Estás exagerando!

Parecidísima al ‘estás sacando las cosas de quicio’, los ‘no te pongas a la defensiva’ o el molesto imperativo ‘haz el favor de calmarte’.

Reprimir los sentimientos de tu pareja y hacerla pasar por loca, aunque desde tu punto de vista haya podido perder el norte en sus acusaciones o pensamientos, tan sólo hará que se ponga a la defensiva y, peor aún, que prefiera no volver a decirte nada por puro orgullo o por la pereza infinita que le da tener que volver a defender sus argumentos sin que la acuses de loca.

4. Perdona, ¿qué me decías?

El arte de fingir que escuchas cuando no te estás enterando de nada es útil para reuniones de trabajo, comidas familiares o afrontar una charla con amistades cansinas, pero en pareja te la puedes jugar.

“Con el tiempo tu pareja pensará que no te interesa nada lo que te cuenta y hablar con alguien que no se preocupa un mínimo por lo que dices puede dañar la autoestima”, opina Pesolini. Si estás demasiado ocupado en tus propios pensamientos como para poder escuchar a la otra persona, quizás es que no te interesa demasiado lo que le pase. A la larga, acabará sintiendo lo mismo hacia tus cosas y cuando no tenga ni idea de qué le estabas contando, verás las risas.

5. Los ‘te lo dije’

Ya está el listo que todo lo sabe. Controla tus alardes de sabiduría máxima y procura no acusar a tu pareja de haber fracasado en algo aunque le hubieses sugerido previamente que podía no salirle bien. 

Si ya te molestaba que tus padres, cuando al ir a coger la caja de galletas subiéndote a la encimera de la cocina, resbalaras e impactaras a lo loco contra el suelo, te dijesen aquel devastador ‘te lo advertí’, ¿crees que a tu pareja le hace gracia que lo utilices contra ella? “A nadie le gusta que le traten como a un tonto: trata de empatizar y verás cómo mejora tu relación”, sentencia Marina Sbrochi, experta en relaciones sentimentales, así que evita dejar a la otra persona a la altura del betún. Aunque la idea fuese tan loca que cualquier persona con dos dedos de frente supiese que bien, bien, no iba a acabar. 

6. Esta noche no, cari

Pesoli opina que utilizar la excusa del ‘esta noche no’ y dejar que acabe convirtiéndose en la norma para hacer ver a tu pareja que no quieres mantener relaciones sexuales en un determinado momento, solo conduce a que poco a poco se canse y deje de sugerir que podríais practicar sexo. “La intimidad física es lo que hace que tu relación de pareja sea diferente a cualquiera de tus otras relaciones”, continua la experta, por lo que es recomendable esforzarse porque no se pierda.

Explicar el motivo de por qué esa noche no (habéis cenado una lata de fabada, tienes la cabeza como un bombo por culpa de una reunión de trabajo o simplemente tienes un sueño atroz) y no negarse sin más puede ser la llave mágica para solucionar estos conflictos de alcoba y tratar de ponerles solución cuanto antes.

7. ¿Pero cómo se te ocurre hacer…?

“Tu objetivo debe ser apoyar a tu pareja y animarla durante los tiempos difíciles, no hacerle sentirse mal”, comenta la terapeuta matrimonial Becky Whetstone. Ojo, aunque verdaderamente haya hecho una locura o tome una actitud poco propia de su comportamiento habitual, los ataques personales como ‘¿pero cómo has sido tan estúpido?’, ‘si es que… eres igual que tu madre’ o ‘¿pero qué clase de padre hace algo así?’, solo conducen a las faltas de respeto, las descalificaciones y las discusiones sin sentido que harán que, aún por encima de haberla liado parda, tu pareja se sienta un fracaso total. 

8. No te creo

No es probable que haya momentos en los que sospeches que tu pareja no te está diciendo la verdad o está ocultándote algo, pero no te obsesiones ni dejes de confiar en ella desde el minuto cero. Si dudas, debes transmitir tu escepticismo y hacer notar que algo de lo que dice no te cuadra, pero no ponerte a la defensiva y decirle que no te crees la historia que te está contando.

Acusar a tu pareja de estar mintiendo y soltar un ‘no te creo’ en mitad de sus argumentos –por mucho que sean una trola– es contraproducente. Prueba con un ‘pues no me encaja muy bien la historia que me estás contando’ o ‘me da la sensación de que no me estás diciendo toda la verdad’ antes de montar un señor pollo.

9. Quiero el divorcio


A tope. Vamos a ver, sacar la artillería pesada en medio de una discusión diciéndole a tu pareja que la vas a dejar se traduce en el siguiente mensaje: tú ya tienes un pie fuera de la relación y la vas a abandonar en cualquier momento. ¿Y quién quiere estar en una relación así?

“En pocas palabras, esto es chantaje emocional”, explica Whetstone. Si lo que dices tiene un tono imperativo de ‘o haces lo que quiero o pagarás por ello y te voy a dejar’ –un ‘pues ahora me enfado y no respiro’ que dejan ver tu madurez en todo su esplendor– tu pareja se acabará cansando de tus amenazas y, por descontado, pronto dejará de creerse tu numerito y pasará a la filosofía de vida del ‘ya sabes dónde está la puerta, cariño’.

10. Drama total: ‘Si realmente me quisieras...’


Cuidado, terreno pantanoso. Tu pareja no debe sentirse presionada a hacer algo que él o ella no quiera solo para demostrar su amor por ti. “No hay nada como la culpa combinada con un ultimátum sigiloso para drenar el amor y destrozar una relación”, dice Gilbert, quien recomienda que en lugar de tratar de manipular a nuestra pareja seamos transparentes con lo que queremos: “Si dices que echas de menos pasar tiempo con él o ella y que te gustaría salir más a cenar o hacer planes juntos, estarás afrontando el problema de forma directa y sin confrontaciones”. Así aumentan las probabilidades de que lo haga por amor y no se sienta un rehén emocional.
  

28/5/17

5 señales de que la ansiedad afecta tu relación

5 señales de que la ansiedad afecta tu relación

Mario Guerra nos dice cómo librarnos del infierno que es vivir siendo unos ansiosos de lo peor.

marthadebayle.com.-Mario Guerra

Sabemos que la ansiedad, cuando rebasa los niveles adecuados, puede interferir no sólo con nuestra tranquilidad y paz mental, sino con nuestra capacidad de concentración, el desarrollo de nuestras actividades diarias y con la capacidad de vivir en libertad.

¿Pero qué hay de nuestras relaciones, especialmente las de pareja? ¿Cómo se ve afectada por nuestra ansiedad?

¿Qué es la ansiedad?
  • Es como una señal de alarma que se dispara ante la percepción anticipada de lo que se considera un peligro o una amenaza.
  • Esta alarma alerta a nuestros sistemas de defensa psicológica y física, poniendo a mente y cuerpo en estado de defensa para actuar.

¿Es una enfermedad?

  • No. Todos tenemos cierto nivel de ansiedad que es normal cuando no interfiere con las actividades cotidianas, con el disfrute de la vida, la tranquilidad personal o nuestras relaciones.

Lo que la hace potencialmente tóxica es:
  • Que la amenaza percibida sea inexistente (no se le puede ganar a un fantasma)
  • Que la amenaza sea persistente (como no hay amenaza real, nunca se va, pero vive en la mente)
  • Que venga junto con pensamientos catastrofistas e intrusivos acerca del futuro (en este caso la fantasía supera por mucho a la realidad)
  • Que se acompañe de una sensación de indefensión o impotencia (la persona se siente vulnerable ante lo que teme que vendrá).


5 señales que la ansiedad está afectando tu relación


1. Miedo constante a que la relación termine.

  • Desde sentimientos de que tu pareja está contigo por lástima, hasta fantasías de abandono donde te pones hipervigilante y encuentras “señales” de traición o desamor.
  • “¿Por qué ya no me abrazas como antes?” “Antes cuando llegabas me dabas un beso apasionado y ahora nomás por encimita”.
  • Con esto puedes generar la profecía autocumplida de la que tanto hemos hablado. Provocas lo que más temes y luego dices “lo veía venir”.

2. Angustia al no estar con tu pareja o no saber de ella
  • No sólo porque pienses que ya se está viendo o se fugó con alguien más, sino incluso pensamientos catastrofistas que algo muy malo le pasó.
  • Esto hace que te tengas actitudes incorrectas por razones correctas (tu pareja te importa y la quieres, pero demasiado “amor” también hace daño).
  • Te vuelves perseguidor, todo lo cuestionas, pides “pruebas de vida”, no dejas espacio para la individualidad…

3. Crees que tu pareja estaría mejor o sería más feliz sin ti
  • La ansiedad también se acompaña de baja autoestima (por eso la creencia de no poder hacer frente a lo que venga), así que como te sientes incapaz o insuficiente, sueles victimizarte ante tu pareja con frases del tipo: “Para qué estás conmigo si nada más te estorbo”, “por qué si ya no me quieres no me dejas” o “mejor encuéntrate a alguien que te quiera como tú mereces”.

4. Eres dependiente de que tu pareja te resuelva todas las cosas que te hacen sentir ansioso
  • Hacer reclamos, poner una queja, preguntar por el cereal en el súper, hacer un trámite, pedir la comida al mesero, recoger y mirar primero tus análisis, sacarte una cita, cancelar un pedido, decidir que ponerte, hacer una reservación, elegir la película del cine, etc.
  • Esto, si es sistemático, acabará por agotar a tu pareja o hacerle sentir que estás abusando de ella o que carga con el peso de la relación.

5. Dejas de disfrutar cosas placenteras con tu pareja

Una vida satisfactoria depende en gran medida de la capacidad de fluir con ella, evitando lo evitable y haciendo frente y aprendiendo a vivir con lo que no. Con ansiedad puedes no sólo paralizar tu vida y el fluir de las partes placenteras de tu relación, sino portarte de manera egoísta buscando sólo tu seguridad y tranquilidad como cuando:
  • No acaban de ver una película juntos porque como sientes que te va a dar un infarto en el cine, te sales “al baño” a hiperventilar.
  • No van de vacaciones a la naturaleza porque no sea que una serpiente, bacteria o mosquito los ataque y los infecte de un mal mortal.
  • Evitas viajar en avión, porque se cae; en barco, porque se hunde; en auto, porque chocan; a pie, porque se vayan a caer y fracturar; en realidad vitual tampoco, no sea que les de un aneurisma o ataque epiléptico.
  • No quieres salir de la casa a donde tu pareja quisiera y mejor sugieres que se queden a ver una peli en la casa comiendo palomitas de microondas… siempre!

¿Realmente puede ser tan mala la ansiedad para una relación?

  • Si las señales que acabamos de mencionar no te fueron suficientes, piensa en estos posibles efectos:

Una relación necesita confianza

  • La ansiedad te hace ser paranoico y desconfiado.
  • Aunque tu pareja esté a tu lado, siempre te estás preguntando que trama o qué, o en quién estará pensando.
  • En este caso el peligro mayor son los celos y paranoia que nunca encuentran la manera de satisfacerse.

Una relación necesita ternura
  • La cual no puedes dar cuando te están sudando las manos, tienes retortijones estomacales y taquicardia.
  • La ansiedad te impide relajarte y fluir; imposible que des ternura así.

Una relación necesita paciencia
  • Con la ansiedad es de las últimas cosas que tienes. Todo lo quieres rápido, necesitas tener el control de todo y que sea a tu manera para sentirte relativamente en paz.

Una relación involucra cierta vulnerabilidad

  • Es abrir tu mundo al otro y confiar. Revelar tus miedos e inseguridades al otro.
  • Con la ansiedad a veces eres hermético, te pones muy defensivo y hasta puedes ser agresivo cuando sientes que estás perdiendo el control.
  • Eres como una ostra emocional que nunca muestra la perla que lleva dentro.

¿Qué hacer?

Hazte una sola pregunta:
  • ¿Del 1 al 10, que tan importante es esta relación para ti?
  • Si respondiste entre 8 y 10, entonces deberías estar dispuesto a hacer lo que sea necesario para conservarla, ¿cierto?

Esto implica
  • Reconocer ante tu pareja tu ansiedad.
  • Pedir disculpas si es necesario por tu comportamiento pasado.
  • Buscar detener o amortiguar cualquier conducta obsesiva, agresiva o reactiva que tengas hacia tu pareja. En esto pueden trabajar juntos una vez que saben que el enemigo a vencer no son Ustedes.
  • Ofrecer y hacerte cargo de aprender a afrontarla para que alcances niveles que ya no sean tóxicos para tu vida y tu relación.
  • Si sientes que esto no está funcionando, busca ayuda antes que sea tarde para ti y para tu relación.
  • Si respondiste 7 o menos, entonces quizá no estás en esa relación por amor y sí por ansiedad.
  • Con más razón busca ayuda para ti, así sabrás las verdaderas razones por las que estás ahí y en el peor de los casos evitarás repetir el mismo error en el futuro.